Los alumnos de 1.º ESO del CEIP Espartidero elaboran su IBC

Publicado por Antonio Bretón en

Hemos explorado y vivenciado conceptos clave en nuestra convivencia en comunidad, lo que refuerza su aprendizaje real, así como herramientas de trabajo colaborativo y procesos de mejora continua con los que afrontar retos y resolución de problemas.

Cuando fuimos a contar al CEIP El Espartidero el proyecto de Índice del Bien Común de Santa Isabel (IBC SI), hablamos con su director y con representantes del AMPA. Desde el primer momento se vivió como una oportunidad para aprender en el contexto de su nuevo Proyecto de Centro en torno a la Convivencia. 

Es el primer año que se imparte secundaria en el centro y, como nosotros, están experimentando. Aunque en su caso, con nuevos retos educativos. En este contexto, y muy acorde con nuestra propuesta de microExperiencias, decidimos probar con una sesión en el aula de valores éticos que cuenta con tres grupos y tres profesores.

Se propusieron tres temas relacionados con el IBC: el propio IBC, participación democrática y trabajo colaborativo. Realmente, todos los temas están unidos por coherencia metodológica, pero la propuesta ponía el énfasis en cada uno de estos aspectos.

Decidimos comenzar por el IBC y establecimos los objetivos de

  • explorar los conceptos de Comunidad, Bien Común, Diversidad e Inteligencia Colectiva.
  • experimentar el trabajo colaborativo y creativo.

Todo el proyecto IBC SI tiene como premisa, partir de las personas y sus experiencias vitales como origen de la reflexión, más allá de los paradigmas culturales establecidos, que suelen manejar nuestras expresiones. En este sentido y partiendo de la concepción integral de la persona y su labor, propusimos una metodología que recorre la consciencia, la experiencia a través del cuerpo, el sentir, y, por último, la reflexión grupal creativa desde la inteligencia colectiva.

Intentamos ir un paso más allá del trabajo colaborativo, definiendo un proceso acumulativo entre los tres grupos. Secuencialmente cada grupo trabajaría desde las aportaciones del grupo anterior. Así el primer grupo exploró los aspectos relevantes en su bienestar personal, el de la comunidad y el entorno natural. El segundo ordenó este material y profundizó en las aportaciones recogidas, generando preguntas que los encuestados pudieran contestar. Y el tercero, evaluó la eficacia de distintas herramientas de encuesta con un ensayo práctico.

En un proceso de 1 hora por cada grupo se generaron ideas sobre los temas importantes, se realizaron y se comprobaron las encuestas del IBC.

La dinámica fue la misma en cada sesión:

  1. Una primera reflexión compartida, que nos centrará en el concepto de bien común y por tanto de comunidad.
  2. Experimentamos vivencialmente lo que significa pertenecer y depender de un grupo a través de la dinámica del círculo de confianza.
  3. Buscamos una experiencia personal donde se manifestará el bienestar con un momento de introspección.
  4. Desde ese punto, distribuimos tareas distintas a cada grupo lo que nos permitió explorar varios aspectos al mismo tiempo, con una lluvia de ideas compartida.
  5. Finalmente, se compartió entre todos, tanto los resultados, expuestos en una pizarra, como los aprendizajes y sensaciones surgidos en la sesión.

La valoración de alumnos y profesores nos impulsó a realizar un segundo ciclo experimental con una segunda sesión por cada grupo. En ella, revisamos el anterior ciclo para tener una visión completa del proceso, y trabajamos la entrevista como herramienta de Escucha profunda, lo que permitió observar el contenido que se generaba y las posiciones personales desde los distintos puntos de vista en función de los roles en que se situaba cada uno.

En este segundo ciclo, echamos en falta disponer de espacio adecuado (se realizó en su propia aula) para realizar alguna dinámica de movimiento, lo que repercutió en gran medida en la disponibilidad de los y las participantes. Constatando la eficacia de la propuesta integral del primer ciclo.

La experiencia ha sido satisfactoria y queda abierta la posibilidad de un tercer ciclo en el siguiente trimestre.

Hemos explorado y vivenciado conceptos clave en nuestra convivencia en comunidad, lo que refuerza su aprendizaje real, así como herramientas de trabajo colaborativo y procesos de mejora continua con los que afrontar retos y resolución de problemas.

previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Slider

Para el proyecto IBC SI, supone comprobar las posibilidades de aportar a los distintos colectivos que participan, como El Espartidero, desde la flexibilidad que propone en su diseño, adaptándose a las necesidades reales de Santa Isabel. Nos ha servido para poner de relevancia los conceptos y valores que lo sustentan, como el bien común, la participación profunda y trasladarlos a los vecinos y vecinas. Pero también validar la metodología propuesta de diseñar desde la experiencia real de los participantes, de sus intereses y motivaciones y, generar con ella, una mejora continua desde el aprendizaje colectivo.

De momento, satisfacción de esta primera micro-Experiencia, agradecimiento por la oportunidad y por todo lo aportado por cada uno de los participantes en este minirecorrido.

Seguimos…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.